Nacida en 1968

Su madre era mexicana y su padre era de los
Estados Unidos y Lila ha vivido en los dos
países.

Lila Downs creció en las montañas de la sierra Madre en Oaxaca. Su padre fue a México para grabar un documental y conoció a Anita, la madre de Lila. Anita era una cantante mexicana con raíces indígenas. Lila tenía el mismo talento que su madre y empezó a cantar cuando tenía ocho años. A los catorce años fue a Los Angeles para tomar clases de voz y luego continuó sus clases en Oaxaca, México.

Lila decidió trasladarse a los Estados Unidos para la universidad. Ella estudio antropología y música en Minnesota. Lila quería ser una cantante de ópera pero no le gustó la facultad y dejó sus estudios. Ella luchó con sus dos identidades y “sentía avergonzada de ser mitad norteamericana y mitad india mexicana.”

Después de pasar un tiempo como una hipe en los Estados Unidos, Lila regresó a México. Las mujeres indígenas de las montañas de Oaxaca enseñaron a Lila tejer tela. Luego, Lila hizo su tesis sobre el simbolismo del arte que creaban estas mujeres.

Lila empezó su carrera de cantante en los clubes de Oaxaca. Ella colaboró con Paul Cohan, un americano que tocaba al saxofón. Aparte de escribir canciones, ellos además eran amantes.

Las historias de mexicanos que cruzaban la frontera ilegalmente a los Estados Unidos inspiraron las primeras canciones de Lila. Su primer disco estrenó en los noventas y se llama La Sundunga. Ahora, su grupo tiene cuatro discos y ha viajado por Europa y las Américas.

Lila grabó algunas canciones para la película Frida y en 2003 cantó una de ellas durante los Oscars, ¨Burn it Blue¨. Lila tenía dudas en qué idioma debería cantar. Al final decidió mezclarlos y también incorporar las lenguas indígenas de México en sus canciones. Lila ha admitido que “por el medio de la música he podido cambiar mi parte mexicana con la estadounidense…ahora ya he podido reconciliarme conmigo misma, y estoy muy orgullosa de quien soy.”*

Lila Downs – Viborita